MENÚ
Comparte:

UNA SOLA MUJER PUEDE MÁS QUE 99 HOMBRES.

16/03/2017

Esta peculiar perrita se llama Maissa y le debe la vida a Pilar, una encantadora vecina de Talavera de la Reina, Toledo. Ella la rescató del abandono, hambrienta, desorientada y con una tremenda sobredosis de soledad y pavor.
 
La acogió temporalmente construyéndole un confortable refugio y se puso en contacto con nosotros, que fuimos a su encuentro para que formara parte de nuestra gran familia perruna.
 
Podréis ver en el vídeo que en el momento que llegamos a donde estaba, nos miraba con una carita que iba más allá del miedo; parecía que  nos estaba preguntando quién diantres éramos todos nosotros, de dónde habíamos salido y por qué estábamos tan contentitos...?
 
Nos dio la sensación de que Maissa creyó que éramos marcianos que habíamos bajado de un platillo volante para llevarla con nosotros a un lugar desconocido, pero tardamos pocos minutos en darnos cuenta de que realmente la marciana era ella. Irradiaba una energía muy especial, y transmitía en su mirada una paz profunda mezclada con un pellizco de perplejidad y un buen puñado de amor.
 
Estamos convencidos de que Maissa ha venido a la Tierra desde otro lugar del Universo, para enseñarnos la sencillez de las cosas y la inmensa importancia de amar a cada instante todo lo que la Vida nos regala en nuestro tránsito por el Planeta Azul.
 
Está todavía muy reciente la celebración del Día Internacional de la Mujer, y queremos aprovechar para contaros que en el 99’8% de las salidas que hacemos para ir en busca de un perrillo o un gato abandonado, las personas con las que nos encontramos, son mujeres. Ellas vigilan los campos, las carreteras, las gasolineras y las casas abandonadas, en busca de pequeños que han sido cruelmente abandonados o maltratados, y los acogen, librándolos de multitud de peligros y sufrimiento. Sin ellas, no tendrían ninguna oportunidad de sobrevivir.
 
Realmente creemos y sentimos que el hombre, entendiendo hombre como “el ser humano varón”, está demostrando tener una enorme sensibilidad para emocionarse ante algunos hechos tales como los goles de cabeza en el minuto 93 o un adelantamiento interior en la última curva de la última vuelta de un Gran Premio de Fórmula 1. Pero lo que es la capacidad de emocionarse ante un animal en peligro, como para decidir ayudarlo, parece que va a tener que trabajarla un poquitín más...
 
Así pues, desde El Refugio nos ponemos en pie para dar un fuerte aplauso y todo nuestro cariño a todas las mujeres que dedican su tiempo, esfuerzo, dinero y amor a salvar la vida a tantos inocentes que viven exclusivamente gracias a ellas:
¡VA POR VOSOTRAS!!