MENÚ

LOS THÉTES, LOS GATITOS QUE LLOVIERON DEL CIELO.

09/06/2018

Con toda la cantidad de agua que el cielo de la ciudad de Madrid descargó el 1 de mayo sobre las cabezas de los que allí habitamos, se hubiese podido regar unos 3 mil campos de fútbol (entendiendo “el campo de fútbol” como unidad oficial de medida utilizada habitualmente en los informativos).
 
Pilar, una de nuestras más comprometidas y generosas voluntarias, salía de casa con la firme decisión de ir a trabajar, cuando un tímido y quejumbroso maullido se lo impidió. Rebuscando entre los arbustos de los que provenía, logró atisbar una especie de albóndiga de peluche blanco completamente empapada, de la que brotaron dos ojillos azules al tocarla.
 
Era un bebé de gatito a punto de morir de frío. Tenía tanta agua en su cuerpecito que llegó a pensar que había caído de las nubes, como un gotarrón más del reciente aguacero. Sabía bien que este pequeñajo no podía estar solo, seguro que por los alrededores habría más albondiguillas peludas tiritando al ralentí. No tuvo que buscar demasiado, cuando ya atesoraba en su bolso a 5 nanogatos en apuros. Subió corriendo a casa y, tras hacerles pasar por el “tren de secado express”, les administró unas suculentas latitas de comida húmeda (Juan Tamariz no las hubiese hecho desaparecer con tanta facilidad…).
 
Los dejó a todos tapaditos, con la tripita en silencio, dentro de un transportín que los mantendría a salvo hasta su regreso. Finalmente, Pilar llegó una hora y media tarde a su trabajo; hay que reconocer que de todas las excusas que uno puede dar a sus jefes por llegar tarde al trabajo, “haber salvado 5 vidas” es de las mejores (si te levantan una ceja, no tienen perdón de Dios…).
 
Enhorabuena Pilar por tu gran corazón y gracias por tu incondicional ayuda. Sin ti, todo sería infinitamente “menos mejor”.
 
A nuestros peques, ¡bienvenidos a casa! Con un poquito de ayuda, vamos a encontrar familias que os adopten a todos muy pronto. 
 
Si quieres conocerlos para adoptarlos, solo tienes que escribirnos a adopta@elrefugio.org
 
Abrazos, salud y muuucha Vida

LOS THÉTES, LOS GATITOS QUE LLOVIERON DEL CIELO. LOS THÉTES, LOS GATITOS QUE LLOVIERON DEL CIELO. LOS THÉTES, LOS GATITOS QUE LLOVIERON DEL CIELO. LOS THÉTES, LOS GATITOS QUE LLOVIERON DEL CIELO. LOS THÉTES, LOS GATITOS QUE LLOVIERON DEL CIELO. LOS THÉTES, LOS GATITOS QUE LLOVIERON DEL CIELO.
Política de Privacidad | Aviso Legal