MENÚ

No es normal que nazca un perro con tres patas, pero sí que vuelva a nacer.

29/04/2015

El pasado 26 de abril, Juan Carlos, un vecino de la madrileña
localidad de Tres Cantos, trajo al Centro veterinario de El Refugio a
esta perrita que encontró abandonada y herida, en un monte público de
dicha localidad.
 
Presentaba amputación de la mitad del rabo y parte de la pata trasera
derecha. Por el tipo de daños, sospechamos que fue víctima de un lazo,
o algún tipo de cepo que habitualmente utilizan los cazadores furtivos
para sus ilegales e infames prácticas de caza.
 
Hicimos todos los esfuerzos posibles por intentar salvar su patita,
pero el daño era severo y la única opción posible fue la amputación.
 
Se llama Lidia, tiene 10 meses y sus ojitos color miel lo dicen
todo…Es super amorosa, muy sociable , y su tamaño mediano facilita
que sus tres patitas le den una movilidad total, anda y corre
perfectamente.
 
Estamos buscando una familia para Lidia, que quiera adoptarla y
disfrutar junto a ella de una vida larga, dulce y divertida.
 
Si queréis adoptarla, llamadnos al 91 730 36 80 (de lunes a jueves de
10 a 14h y de 15 a 17h - viernes de 10 a 14h), o escribid un correo a
info@elrefugio.org  adjuntando un teléfono de contacto, y nosotros os
llamamos.
 
Estamos seguros de que en muy pocos días, este repugnante suceso
habrá desaparecido de los recuerdos de Lidia, porque su nueva familia
llenará sus días de experiencias preciosas.
 
Tan sólo queremos añadir que mientras las autoridades españolas no
impidan que haya sádicos que siembren nuestros campos con instrumentos
de tortura y muerte que deberían estar en el Museo de los Horrores, no
compartiremos la imagen de país moderno y evolucionado que muchos
profesionales del discurso fácil se empeñan en hacernos creer.
 
Mil gracias de antemano a todos los que vais a difundir su caso para 
ayudar a Lidia.
 
¡Besos y abrazos para todos! ¡Lidia, bienvenida a casa!

No es normal que nazca un perro con tres patas, pero sí que vuelva a nacer. No es normal que nazca un perro con tres patas, pero sí que vuelva a nacer. No es normal que nazca un perro con tres patas, pero sí que vuelva a nacer. No es normal que nazca un perro con tres patas, pero sí que vuelva a nacer. No es normal que nazca un perro con tres patas, pero sí que vuelva a nacer.