MENÚ

Nunca olvidarán el día que adoptaron a Borla

18/08/2014

Siempre insistimos en el hecho de que los perros y los gatos no son objetos, sino seres vivos; por lo tanto no son algo que se pueda regalar a nadie como se hace con un ramo de flores, unos zapatos o una caja de bombones. La decisión de tener un nuevo compañero ha de partir siempre con pleno convencimiento, de la persona que va a asumir la responsabilidad de cuidar a ese animal y quererlo durante toda su vida tanto como a uno mismo.

Pero en el caso que os contamos hoy vamos a hacer una excepción. Este viernes pasado nos encontramos en nuestro Centro de adopción con una pareja para la que, seguramente, fue uno de los días más bonitos de sus vidas. El viernes fue su aniversario y Jonathan le dijo a María que se pusiera guapa porque iban a ir a un sitio muy elegante para que recibiera su regalo de aniversario. María muy ilusionada, accedió y su sorpresa fue creciendo según iban haciendo kilómetros con el coche. “¿Dónde me llevas?”, preguntaba intrigada, mientras la única respuesta de Jonathan era “ahora lo sabrás…”.

Finalmente María se vio en mitad de un bosque maravilloso y comprendió todo cuando vio la puerta de nuestro Centro de adopción. Ella llevaba mucho tiempo queriendo adoptar un perro y Jonathan quiso hacer realidad su sueño en un día tan importante para ellos.

Aquí los tenéis, con Borla, el nuevo amor de sus vidas. Los tres son encantadores y todo apunta a que en realidad van a ser cuatro, porque alguien llamada “Felicidad” los va a acompañar por muchos años. Y por supuesto, nunca olvidarán el día que adoptaron a Borla…

Nunca olvidarán el día que adoptaron a Borla Nunca olvidarán el día que adoptaron a Borla