MENÚ

Tenemos mucho que aprender de los niños.

09/07/2014

Los adultos somos una referencia clara para los niños, y todo aquello que hacemos o decimos determina su comportamiento y contribuye a conformar su personalidad como individuos.
Por ello, nuestros actos y manifestaciones deben ser siempre adecuados y ejemplares.
El asombro nos invade cuando la situación es la opuesta, cuando son los pequeños los que con sus actos, indican a los mayores cuál es la forma correcta de actuar.
 
Este es el caso de Nicolás, uno de los mejores amigos de los perretes de El Refugio; una historia que nos ha emocionado, nos ha ilusionado enormemente y nos demuestra que cuando un niño toma una decisión tan madura, sensata, generosa y comprometida, es sin duda porque tras él hay unos padres que lo adoran y que han tenido siempre una conducta absolutamente ejemplar. Tomemos buena nota por el bien de nuestra sociedad y nuestro Mundo.

Tenemos mucho que aprender de los niños.